17
Lun, Ene

Por: Cortesía

Cultura

Descubren cuatro ramos de flores casi intactos en un túnel debajo de Teotihuacan

Después de 12 años de trabajos de exploración en los túneles del Templo de Quetzalcóatl, arqueólogos mexicanos encuentran 4 ramos de flores debajo de la pirámide.

El equipo de arqueólogos mexicanos asegura que los ramos de flores tienen, al menos, 1,800 años. En las profundidades de la pirámide de Quetzalcoatl, 18 metros por debajo de la tierra, fueron encontrados en el túnel construido por debajo del templo. Según los expertos, este hallazgo es el punto final del ‘Proyecto Tlalocan‘, que se ha venido trabajando durante casi dos décadas.

Cerrar con broche de oro

El Proyecto Tlalocan empezó por accidente. Un día de lluvias fuertes en 2003, el arqueólogo Sergio Gómez se dio cuenta de que el agua había vencido el suelo de una de las pirámides en el conjunto Teotihuacan, en el Estado de México, al centro del país. Al día siguiente, descendió por ese agujero ayudado solamente de una cuerda. Sólo así se dio cuenta de lo que había encontrado: a 14 metros de profundidad, había túneles creados por el ser humano.

En ese momento, el experto no se dio cuenta del alcance que podría tener su hallazgo. Sin embargo, fue la puerta de entrada a un proyecto de investigación profundo que ha ayudado a entender la cosmogonía y tradiciones teotihuacanas. 18 años después de la serendipia, sabemos que el sistema subterráneo describe una trayectoria de 103 metros de longitud, y fue construida hace unos 2 mil años. Al final del túnel, casi como un premio de término, los arqueólogos encontraron cuatro ramos de flores.

Según el INAH, las flores están casi intactas. La datación sugiere que fueron ofrendados entre el año 0 y el 200 d.C. Para Gómez, éste fue “un regalo de la tierra“, hoy que la etapa de exploración en el proyecto llegó a su fin. Después de 12 años de excavar las profundidades del Templo de Quetzalcoatl, empezará el periodo de análisis de los materiales encontrados. Los ramos de flores marcan un antes y un después.

12 años de trabajo continuo

“Este hallazgo ocurre tras 12 años de trabajo continuo”, expresó Gómez en una entrevista para El País, después de haber detectado la presencia de materiales orgánicos-vegetales en el túnel. Según el experto, los ramos de flores están atados con una cuerda, a manera de ofrenda, y fueron colocados con afanes ceremoniales por algún sacerdote de la época. Además, se encuentran en un muy buen estado de conservación, después de casi 2 mil años.

Por esta razón, según el INAH, este descubrimiento fue catalogado como ‘excepcional’ por el equipo de arqueólogos que trabajan en el Proyecto Tlalocan. Junto a las flores, se encontraron semillas de maíz, chile, frijol, pepitas y piezas cerámicas que corresponden a la misma época. Estas piezas representan a la pirámide con talud y tablero, al lado de kilos de carbón. Esto confirma los fines rituales con los que se utilizaron estos elementos en aquel entonces.

Ahora que han recuperado la muestra, Gómez dice que el siguiente paso es que los biólogos mexicanos involucrados en el estudio logren identificar la especie de flores en cuestión. “Se trata de algo muy significativo para nosotros”, se sincera en la conversación, “porque es como estar terminando una etapa del trabajo, que es la etapa de exploración y pues el túnel, la tierra, nos regala estos cuatro ramos de flores”.

MUY INTERESANTE.

 

 

Temas relacionados: