25
Vie, Jun

Por: Cortesía

Cultura

Granizo derrumba estructura en la zona arqueológica del Templo Mayor

Debido al impacto constante del granizo que cayó ayer por la noche, uno de los techos del Templo Mayor colapsó en la Ciudad de México.

Con la tormenta con granizo que cayó durante la noche del miércoles 28 de abril, la Ciudad de México se cubrió de blanco. En el Centro Histórico de la capital, el impacto del granizo sobre las estructuras que protegen la Zona Arqueológica del Templo Mayor provocó el colapso del techo.

Como parte de su trabajo de investigación, conservación y difusión del patrimonio en México, un equipo de arqueólogos del INAH se dirigió al sitio durante la noche para analizar los daños ocasionados.

El arqueólogo Leonardo López Luján, director del Proyecto Templo Mayor, explicó que el derrumbe ocurrió en la zona conocida como la Casa de las Águilas, “un edificio neotolteca del recinto sagrado de Tenochtitlan, que data del siglo XV y es célebre por sus banquetas y murales polícromos, con guerreros águila e imágenes de Mictlanltecuhtli.

Las imágenes aparecieron por primera vez en redes sociales, cuando vecinos espontáneamente tomaron videos y fotografías. Antes de la media noche, Alejandra Frausto, secretaria de Cultura, también se dirigió al sitio para ver los daños. Tanto el arqueólogo como la secretaria adelantaron que la zona arqueológica sufrió daños menores que se pueden reparar, mientras que un guardia de seguridad que custodiaba el recinto sufrió heridas leves.

La furia del dios de la lluvia sobre el Templo Mayor

El Templo Mayor es uno de los vestigios más importantes de Tenochtitlan, la capital sacra de los aztecas. Se encuentra en el Centro Histórico de la Ciudad de México, a un lado de la Catedral Metropolitana, debajo de la cual todavía quedan restos del antiguo centro cultural y político mesoamericano.

Se sabe que, durante su esplendor, los altares principales estuvieron dedicados a Tláloc, el dios de las lluvias, y a Huitzilopochtli, el dios tutelar de los aztecas. Quizás la furia del dios de la tempestad azotó de más al antiguo templo precolombino, pues una de las estructuras que protegen parte de las ruinas sufrió una caída dramática.

De acuerdo con la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil, la estructura no aguantó la cantidad de granizo que le cayó encima, provocando que el techo que está a un lado de la calle República de Argentina “colapsara parcialmente en la parte central de las ruinas”.

MUY INTERESANTE. 

 

Temas relacionados: