25
Mié, May

Por: Cortesía

La historia de los tres secretos que la virgen de Fátima reveló a tres niños hace más de 100 años

La Virgen de Fátima se les apareció en seis ocasiones a los pastorcillos Francisco y Jacinta Marto, y su prima Lucía Dos Santos hace más de 100 años.

Las apariciones de la Virgen de Fátima son uno de los acontecimientos de mayor importancia en la historia del catolicismo. Debemos viajar cien años atrás en el pasado para saber como ocurrieron los hechos.

Francisco Marto, de 9 años, su hermana Jacinta, de 7, y su prima Lucía Dos Santos, de 10, fueron testigos de una presencia milagrosa el 13 de mayo de 1917 en Cova da Iria, Fátima, Portugal.

Mientras pastoreaban, ese día aseguraron ver la caída de un rayo, tras el cual se les apareció la Virgen María.

La figura les pidió que volvieran durante seis meses seguidos a la misma hora, los días 13.

Aparición de la Virgen de Fátima, una de las historias más comentadas del catolicismo

Aquella fue la primera de una serie de seis apariciones o visiones (la última ocurrió el 13 de octubre de 1917) de las cuales los tres niños fueron supuestos testigos. Según su relato, la aparición les confió tres secretos en forma de profecías, las cuales fueron escritas por Lucía algunos años más tarde de su encuentro con la Virgen.

Los dos hermanos nacieron en el pueblo de Aljustrel y murieron en 1919 y 1920, pocos años después de las apariciones, a causa de la famosa epidemia de gripe que hizo estragos en Europa. Por su cuenta, Lucía vivió muchos años más, hasta los 95, entregada a la religión sirviendo como monja.

El papa Francisco canonizó a Francisco y Jacinta en una misa ante 500.000 fieles de todo el mundo en 2000, después de recopilar una serie de testimonios que daban fe de sus milagros. De esa manera se convirtieron en los primeros niños santos, no mártires. Lucia actualmente está en proceso de ser beatificada.

Los tres secretos revelados por la Virgen de Fátima a los hermanos y su primaPrimer secreto

El primer secreto describe una visión del infierno donde se puede apreciar “un gran mar de fuego que parecía estar debajo de la tierra”. En este sitio hay demonios y almas humanas. “Los demonios se distinguían por sus formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes y negros”, se lee en el texto.

En ese mismo testimonio afirmaron que la Virgen les había prometido llevarles al Cielo.

Segundo secreto

El segundo secreto es una especie de augurio del final de la Primera Guerra Mundial. Por otro lado, también se habla de que la Segunda Guerra Mundial comenzaría durante el papado de Pío XI.

“La guerra va a acabar, pero si no dejan de ofender a Dios, en el reinado de Pío XI comenzará otra peor”, fueron las palabras de la Virgen, según lo escrito por Lucía.

En esta segunda profecía también se revelan ciertos asuntos relacionados a Rusia:

“Si se escuchan mis peticiones, Rusia se convertirá y tendrán paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia”.

Tercer secreto

En 1957, Lucía entregó al Vaticano el tercer secreto guardado en un sobre. Fue hasta mayo de 2000 cuando el papa Juan Pablo II reveló su contenido. En él se describía un ángel “con una espada de fuego en la mano izquierda” pidiendo penitencia con una fuerte voz.

También se hablaba del Papa en compañía de varios clérigos que escalaban una montaña y eran asesinados por un grupo de soldados con balas y flechas.

“Bajo los dos brazos de la cruz estaban dos ángeles. Cada uno con una jarra de cristal en las manos, recogiendo en ellos la sangre de los mártires”.

Cronología de las apariciones de la Virgen de Fátima

Primera aparición: domingo 13 de mayo. La Virgen María les pidió que volvieran durante seis meses seguidos a la misma hora, los días 13.

Segunda aparición: miércoles 13 de junio. La aparición les anuncia a Francisco y a Jacinta que los llevará al cielo en breve. A Lucía le dice: “Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar”. Esta aparición es vista por otras 50 personas.

Tercera aparición: viernes 13 de julio. La Virgen les muestra a los niños imágenes del infierno y les anuncia tres mensajes: que la Primera Guerra Mundial va a terminar, pero que habrá una mucha peor; que Rusia debe reconvertirse para evitar esparcir sus errores por el mundo; por último, describió una visión que se relaciona con el intento de asesinato de Juan Pablo II, el 13 de mayo de 1981. A esta aparición concurrieron más de 2000 personas.

Cuarta aparición: miércoles 15 de agosto. La Virgen. promete curar a algunos enfermos durante el año, por petición de los niños. Antes de esta aparición, los niños fueron secuestrados por el administrador de Ourém que quería que le dieran los secretos de la Virgen.

Quinta aparición: jueves 13 de septiembre. La Virgen les indica a los niños que continúen rezando el rosario para que la guerra se acabe. Esta vez los acompañan entre 15.000 y 20.000 personas.

Sexta aparición: sábado 13 de octubre. La Virgen les pide a los niños que levanten una capilla en su honor. Anuncia que la guerra va a terminar y pide que no se ofenda más a Dios. Presencian el milagro unas 70.000 personas.

En esta aparición, ocurrió el llamado “Milagro del sol”: luego de la aparición de la Virgen, el Sol comenzó a temblar en una especie de danza, según los testimonios.

Sin embargo, la historia tiene sus detractores

Mário de Oliveira (Lourosa, 1937) cree que la historia de los pastorcillos y la Virgen de Fátima es una de las grandes mentiras en la historia de la religión católica. En 1999 publicó Fátima nunca más, libro en el que denunció un aparente fraude de las apariciones. En este documento acusa al clero luso de haber perpetrado un montaje.

En una entrevista concedida al diario El Español, Oliveira fue claro en sus declaraciones acerca de esta misteriosa historia:

“Un fraude. El “milagro” de Fátima fue un teatrillo ideado por miembros del clero de Ourém [el municipio bajo cuya jurisdicción está Cova da Iria]. Las principales víctimas de este embuste fueron los tres pastorcitos, quienes fueron utilizados como actores en esta producción episcopal”.

“La documentación existente deja clarísimo que el clero manipuló a estos tres niños jovencísimos —la más vieja de los tres, Lúcia, tenía apenas 10 años, mientras que Francisco Marto y Jacinta sólo tenían 8 y 7 años de edad, respectivamente— para montar un espectáculo con difusión internacional”.

MUY INTERESANTE.

 

Temas relacionados: