19
Mié, Ene

Por: Cortesía

Cultura

Se acerca una tormenta solar "Caníbal" a la tierra, advierte la nasa

De acuerdo con la NASA, la llegada de una tormenta solar ‘caníbal’ podría causar escasez de agua y la caída de las comunicaciones globales.

Hace solo unas semanas, una tormenta solar impactó en la Tierra causando fallas en la red eléctrica de ciertos territorios en Canadá y propiciando la aparición de auroras polares en la parte media del Hemisferio Norte. Sin embargo, los estragos de este evento fueron ínfimos a comparación con los que podría causar una tormenta solar ‘caníbal’, que según datos de la NASA podría llegar a la Tierra en 2025.

¿Qué es una tormenta solar ‘caníbal’?

Conocidas científicamente como Eyecciones de Masa Coronal (CME), una tormenta caníbal es una enorme nube de radiación, viento y gas de plasma con campos magnéticos que se sale expulsada del astro principal de nuestra galaxia hacia el resto del Sistema Solar.

Según estimaciones, esta nube viaja 150 millones de kilómetros hasta llegar a la Tierra. Al encontrarse con el campo magnético del planeta, el material eructado por el Sol se convierte en una tormenta geomagnética de alta intensidad y magnitud.

Si bien este tipo de eventos eléctricos no son raros y se repiten con cada ciclo de vida del Sol, científicos de la NASA aseguran que cada vez serán más grandes y peligrosos, abriendo la posibilidad a que la humanidad se enfrente a una tormenta solar ‘caníbal’ de proporciones nunca antes vistas tan pronto como en 2025.

¿Qué peligro corre la Tierra ante una tormenta solar ‘caníbal’?

En agosto de 1859, la Tierra se atravesó en el camino de la tormenta solar más potente en los registros históricos. En esa ocasión, se cayeron los sistemas de telégrafo de Norteamérica y Europa, aparecieron auroras boreales en Cuba y se provocaron varios incendios a causa de cortocircuitos en los noveles sistemas de comunicación.

Las afectaciones que nuestro planeta podría experimentar tras la llegada de una tormenta solar ‘caníbal’ en 2025 serían infinitamente peores. Según hipótesis respaldadas en datos científicos, un evento de este tipo podría causar un apagón mundial de las comunicaciones, desde el internet hasta métodos más rudimentarios como el teléfono. Satélites, dispositivos y la red eléctrica también se verían afectados.

Por si fuera poco, la distribución de agua se vería interrumpida durante algún tiempo. Además, el tiempo de vida de medicamentos y alimentos perecederos se reduciría a solo horas. Bajo esta advertencia, la población del mundo deberá empezar a tomar precauciones o preparase para una época atípicamente complicada.

MUY INTERESANTE.