16
Dom, May

Un estudio sugiere que los primeros humanos podían hibernar hasta 4 meses

Foto: Cortesía

Cultura

Para sobrevivir las condiciones climáticas adversas, es probable que los primeros humanos hibernaran durante meses para protegerse.

Las decenas de miles de años que nos separa de los primeros homínidos dificultan entender sus patrones de comportamiento, costumbres e interacciones en general con el entorno. Sin embargo, una serie de registros fósiles hallados recientemente sugieren  que los humanos podían hibernar al inicio de los tiempos.

Las observaciones realizadas sobre las estructuras óseas descubiertas dan luz sobre cómo pudieron haber actuado los seres humanos en el pasado lejano. Entre las conclusiones a las que se llegaron a partir de las muestras, se piensa que tenían la capacidad de cambiar radicalmente sus hábitos durante ciertas etapas del año, cuando las condiciones climáticas no eran favorables para su desarrollo.

Largos periodos de inactividad

A partir de los restos orgánicos encontrados, los investigadores piensan que los seres humanos en algún momento se vieron forzados a permanecer al interior de cuevas para protegerse de los fríos invernales. Los meses de precariedad de alimentos y recursos, según sugieren los huesos, los orillaron a desarrollar la capacidad de desactivarse durante al menos cuatro meses.

Tal como los osos pardos contemporáneos, que hibernan para guardar reservas de grasa y energía, pareciera que los seres humanos siguieran un patrón biológico similar en su propio metabolismo. A diferencia de los seres humanos actuales, los antiguos no contaban con la tecnología suficiente para mantener el calor de manera artificial. Por lo cual, tuvieron que desarrollar algunas estrategias evolutivas para subsistir.

Una hibernación poco productiva

De acuerdo con los científicos, los homínidos extintos sufrían afectaciones físicas por las condiciones adversas y su salud se veía comprometida:

“[…] Estos homínidos extintos sufrían anualmente de raquitismo renal, hiperparatiroidismo secundario y osteodistrofia renal asociados con Enfermedad renal crónica – Trastorno mineral y óseo (CKD-MBD). Sugerimos que estas enfermedades fueron causadas por una hibernación mal tolerada en una hibernácula cavernosa oscura “.

Además de encontrar evidencia de las afectaciones físicas de los homínidos, el equipo de científicos encontró que su metabolismo estaba prácticamente destruido. Pudieron identificar que este daño fue estacional, sugiriendo que fue resultado de una especie de compensación para la supervivencia de los seres humanos.

Se piensa que nuestros antepasados pudieron sufrir de este debilitamiento como resultado de una hibernación poco productiva. Sacrificaron su nutrición y obtención de vitamina D —obtenida de la exposición al Sol— por resguardarse del frío al interior de espacios aislados. Debido a la naturaleza periódica de la hibernación como la conocemos, el daño fue creciendo poco a poco, hasta hacerse insostenible.

MUY INTERESANTE. 

 

Temas relacionados: