23
Jue, Sep

Por: Cortesía

Deportes

Con pelea incluida, Pericos de Puebla barre al Águila de Veracruz

El día de ayer se llevó acabo el último juego de la serie que enfrentaba a los Pericos de Puebla  y el Águila de Veracruz, un tercer round en el cual los del puerto buscaban a toda costa que la novena verde no los barriera llevándose así la victoria de toda la serie, un objetivo que no solo no pudieron evitar sino que además concluyó con broncas y peleas en el terreno de juego.

Con ligeras mejoras y bajo el mando del nuevo manager, “Polvorita” Sánchez, los Pericos ganaron los primeros dos juegos de la serie encaminando el tercero al mismo puerto al tener en la octava entrada la ventaja de un 8-6 sobre el Águila, cerrando el local la baja de ese inning con poca suerte al bate dejando todo en manos  Yasiel Puig, bateador cubano que buscaba por lo menos un imparable ya que arrastraba 2 outs de sus compañeros además de dos strikes cantados por el pitcher emplumado Beto Ávila.

Con posibilidad de marcar el tercer strike y colgar el cero en la penúltima entrada, Beto Avila saco una bola demasiado peligrosa que impacto en las manos del bateador cubano, provocando el enojo del jugador del águila desatándose a partir de ahí una bronca que involucró hasta los banquillos de ambos equipos.

Pese al intento de los coaches de calmar a los jugadores y evitar un incidente mayor, los ánimos estaban encendidos por parte de ambos lados dejándose llevar y arrancar la pelea que se suscitó en varias zonas del campo. Los expulsados por los umpires fueron Yasiel Pug, Alejandro Ortiz y Alejandro Martínez del Águila, mientras que la novena verde solo vio sanción con Kevin García y Miguel Torrero.

Tras calmarse los ánimos,  las actividades se reanudaron en el  parque de pelota Beto Ávila, cerrando la novena entrada sin ningún cambio en el electrónico sellando así Pericos su tercer triunfo al hilo dejándolos posicionados como segundo en la tabla de la zona sur.

La próxima serie de la Novena Verde será aun de visita cuando viajen hasta la capital para enfrentar a los Diablos Rojos del México en el Estadio Alfredo Harp Helú, un juego en el que los emplumados buscan venganza por lo sucedió en el Hermanos Serdán donde fueron sometidos por los rojos.

 

Temas relacionados: