¿Prepotente? Luis Miguel hizo desplante en filmación de comercial de Uber Eats

Foto: Cortesía

Espectáculos

Fuentes cercanas a la producción de la grabación del comercial que protagonizó Luis Miguel para Uber Eats aseguró que el famoso se portó prepotente, llegó tarde y no quiso grabar el mensaje final.

De acuerdo con el programa ‘Suelta la Sopa’, el comercial fue grabado en Miami hace unos 3 meses. 

A ‘El Sol’ lo contactó la agencia de publicidad Young & Rubicam y la cifra por la que Luis Miguel accedió a hacer este comercial fue por 1 millón de dólares (22 millones de pesos mexicanos).

Se le pagó dos días antes de grabar el comercial, y pidió que se le depositara y una vez que comenzó la grabación comenzaron los problemas”.

De acuerdo con los periodistas de ‘Suelta la Sopa’, El Sol además de cobrar por adelantado, “no cumplió con los términos del contrato, llegó tarde, además de que no estaba en las mejores condiciones cuando grabó el comercial”.

Por ello, la producción decidió “que no se iba a liberar el comercial al público sin antes trabajarlo en postproducción, en tomas de recuperación, contratar extras que hicieran las veces de Luis Miguel y para poder enviar un buen mensaje al público. No éste que se filtró a la prensa”.

No obstante, al parecer a Luis Miguel no le gustó la idea y terminó publicando el anuncio como estaba, sin los ajustes de edición necesarios; “a lo mejor era para desvincularse y decir que él ya cumplió con su compromiso”.

Pese a que se tenía previsto que el comercial saliera el 15 de marzo, con la pandemia se pensó aplazarlo hasta  el 1 de junio, cosa que no sucedió, puesto que ‘El Sol’ lo publicó días antes.

 

Temas relacionados: