23
Jue, Sep
Estados

Oaxaca tiene 2 casos sospechosos de hongo negro; tuvieron COVID-19

Ambos pacientes, de 30 y 40 años, fueron internados de urgencia y se ha establecido el protocolo de investigación, así como las pruebas de laboratorio necesarias.

 Ciudad de México, 24 de junio (SinEmbargo).– Autoridades de salud de Oaxaca informaron que tienen dos pacientes sospechosos de mucormicosis, también conocido como “hongo negro“, que están siendo atendidos de urgencia en el Hospital de Especialidades regional.

Ambos pacientes se encuentran bajo un protocolo de investigación y sometidos a pruebas de laboratorio para descartar o confirmar la patología que se manifiesta en personas con defensas muy bajas, confirmó la Secretaría de Salud del Estado de Oaxaca.

También puede presentarse con padecimientos como cáncer de sangre durante la quimioterapia, aunque es poco frecuente en la mayoría de la población.

El “hongo negro” o mucormicosis es un padecimiento severo que se generó luego de contraer el virus del SARS-COV 2 y tener males congénitos como diabetes, explicó el Secretario de Salud, Juan Carlos Márquez Haine.

La institución solicitó a las personas seguir con las medidas de prevención y alimentarse sanamente, además de evitar consumir azúcares y grasas que pueden afectar la salud y debilitar el sistema inmunológico.

De acuerdo con investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), esta infección no es la más frecuente entre pacientes con COVID-19 y no se trasmite de una persona a otra.

“En nuestro país existen reportes de mucormicosis -enfermedad conocida como hongo negro, de baja frecuencia y morbilidad- desde hace varios años, razón por la cual no se puede decir que “ya llegó a México” o que es de “nueva adquisición”, consideraron Edith Sánchez y Laura Castañón, integrantes del Departamento de Microbiología y Parasitología de la UNAM.

Edith Sánchez explicó que el padecimiento es provocado por hongos microscópicos que forman colonias de color blanco grisáceo con apariencia de pelusa, estos tienen estructuras de reproducción de las que se desprenden cientos de esporas que se dispersan en el aire.

Las principales formas de adquirir la infección es al respirar estas esporas; por medio de la piel, cuando se pegan a una herida o quemadura, o mediante la ingesta de alimentos como verduras, pan o carne en descomposición.

La especialista agregó que “nos enfrentamos a estos hongos a diario, aunque no todas las personas desarrollan la enfermedad” porque con sistema inmunológico fortalecido, son inocuos, pues necesitan factores de riesgo como diabetes, cáncer o la reciente presencia del coronavirus.

 

Temas relacionados: