06
Jue, May

Oftalmólogo que causó polémica por vacunarse y luego ir de fiesta reaparece para disculparse (Video)

Foto: Cortesía

Estados

Alejandro Silva, oftalmólogo que recibió la vacuna COVID-19 sin ser médico de la primera línea de atención de coronavirus y después se fue de fiesta a la playa, se disculpó por su comportamiento inapropiado.

El médico, quien recibió la primer dosis del fármaco de Pfizer en diciembre pasado, pidió perdón a las familias que han perdido un ser querido a causa del coronavirus, por haber sido irresponsable y salir de fiesta a Playa del Carmen sin respetar las medidas seguridad sanitarias.

“Quiero aprovechar este espacio para pedirles perdón, sé que mi comportamiento no fue el mejor y que fue irresponsable. Yo sé que muchas personas la están pasando mal, porque sufrieron de salud o perdieron a seres queridos. Yo lamento lo que están pasando, lamento mucho no haber sido lo suficientemente sensible a lo que todos ustedes estaba pasando”, expresó en un video publicado en sus redes sociales.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Alex Silva (@alexsilva.mx)

También ofreció una disculpa a los trabajadores de la salud de la primera línea de atención COVID-19, por haberse “brincado la fila” y recibir la vacuna cuando aún no era su turno.

“Quiero aprovechar también para disculparme con los otros trabajadores de salud de primera línea, por la frustración que les pudo haber generado mi comportamiento y mi irresponsabilidad. Los respeto mucho, valoro mucho su trabajo”, le expresó.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Alex Silva (@alexsilva.mx)

Además, alentó a sus colegas a inocularse, afirmando que la vacuna es segura y no tiene efectos secundarios.

“Aquellas personas que están renuentes a vacunarse, sepan que, en mi experiencia, la vacuna es segura, no tiene efecto secundarios; entonces, es muy recomendable que nos la apliquemos y que sigamos el resto de las indicaciones que nos dan”, afirmó.

En su video, Alejandro Silva expuso que dio la cara hasta ahora, porque no estaba listo para afrontar las críticas y señalamientos, ya que no es una figura pública.

El médico de 34 años, especializado en cataratas y glaucoma, fue uno de los primeros en trabajadores de la salud en recibir la vacuna de Pfizer, pese a que no atiende pacientes COVID-19 y no labora en la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ni el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), lo que desató polémica desde entonces.

A dicha controversia, se le sumó que fue captado, después de se vacunado, disfrutando de las playas dePuerto Vallarta, en compañía de sus amigos, sin cubrebocas y sin guardar la sana distancia.

 

Temas relacionados: