07
Mar, Dic

Por: Cortesía

Internacional

Ataque de una banda criminal dejó al menos 43 muertos en Nigeria

Al menos 43 personas murieron el domingo por la noche a manos de un grupo criminal que atacó un mercado en el noroeste de Nigeria, afirmaron este lunes las autoridades locales.

“Confirmamos la muerte de 43 personas tras el ataque cometido por criminales en el pueblo de Goronyo en el estado de Sokoto”, informó el vocero del gobierno de Sokoto, Muhammad Bello, en un comunicado el lunes por la noche.

Hombres armados de una presunta banda criminal atacaron el mercado de una aldea en el estado de Sokoto, en el noroeste de Nigeria, y mataron a decenas de personas, dijo el lunes el gobierno estatal.

Pandillas fuertemente armadas conocidas localmente como bandidos han aterrorizado el noroeste y el centro de Nigeria durante años, asaltando y saqueando aldeas, pero los ataques se han vuelto aún más violentos en los últimos meses.

“Era un día de mercado y había muchos comerciantes”, dijo el portavoz del gobierno de Sokoto, Muhammad Bello a la AFP por teléfono.

Al menos 43 personas murieron el domingo por la noche a manos de un grupo criminal que atacó un mercado en el noroeste de Nigeria, afirmaron este lunes las autoridades locales.

“Confirmamos la muerte de 43 personas tras el ataque cometido por criminales en el pueblo de Goronyo en el estado de Sokoto”, informó el vocero del gobierno de Sokoto, Muhammad Bello, en un comunicado el lunes por la noche.

Hombres armados de una presunta banda criminal atacaron el mercado de una aldea en el estado de Sokoto, en el noroeste de Nigeria, y mataron a decenas de personas, dijo el lunes el gobierno estatal.

Pandillas fuertemente armadas conocidas localmente como bandidos han aterrorizado el noroeste y el centro de Nigeria durante años, asaltando y saqueando aldeas, pero los ataques se han vuelto aún más violentos en los últimos meses.

“Era un día de mercado y había muchos comerciantes”, dijo el portavoz del gobierno de Sokoto, Muhammad Bello a la AFP por teléfono.

El portavoz de la policía, Sanusi Abubakar, también confirmó que los bandidos atacaron Goronyo a última hora del domingo.

“Nuestros agentes de seguridad están allí para realizar investigaciones”, agregó Abubakar, sin dar detalles.

Las redes telefónicas en el área se han suspendido durante semanas para interrumpir las operaciones de las pandillas, lo que dificulta la recopilación de información.

Una pandilla allanó el mercado de otro pueblo el 8 de octubre, en el distrito de Sabon Birni, cerca de la frontera con Níger, y mató a 19 personas.

Desde el mes pasado, las tropas nigerianas han estado realizando operaciones aéreas y terrestres en campamentos de bandidos en el vecino estado de Zamfara.

Los servicios de telecomunicaciones también se cerraron en Zamfara y partes de los estados de Kaduna y Katsina.

A los funcionarios de Sokoto les preocupa que los bandidos se estén trasladando al estado como resultado de las operaciones en Zamfara.

“Nos enfrentamos y nos atormentan muchos desafíos de seguridad en nuestra propia área aquí, en particular el bandidaje, el secuestro y otros delitos asociados”, escribió Bello, en nombre del gobernador del estado.

El gobernador Aminu Waziri Tambuwal, dijo, había solicitado “la presencia de más fuerzas en el estado y el despliegue de más recursos”.

El mes pasado, 17 miembros del personal de seguridad nigeriano murieron cuando hombres armados atacaron su base en Sabon Birni, un asalto que los militares atribuyeron a los yihadistas alineados con el Estado Islámico.

Los bandidos no tienen una agenda ideológica conocida, pero ha crecido la preocupación por las incursiones yihadistas en la región.

La violencia se ha disparado en los últimos meses en todo el noroeste, lo que ha obligado a miles de personas ya vulnerables a huir de sus hogares en una situación que las agencias de ayuda temen que se convierta en una crisis humanitaria.

Desde enero de 2020, unas 50.000 personas huyeron de sus hogares solo en el noroeste, según la Organización Internacional para las Migraciones.

Y más de 80.000 personas más han huido al vecino Níger durante los últimos dos años.

Cada vez más, los bandidos han recurrido al secuestro masivo y han secuestrado a cientos de escolares desde diciembre. La mayoría han sido liberados o puestos en libertad después de un rescate, pero todavía hay decenas de personas detenidas.

La violencia es solo uno de los desafíos que enfrentan las fuerzas de seguridad de Nigeria, que también luchan contra una insurgencia yihadista de 12 años en el noreste que ha matado a más de 40.000 personas.

 

Temas relacionados: