Este es el nuevo desafío al que el COVID-19 nos enfrenta: aplanar la curva de la salud mental

Foto: Cortesía

Internacional

La crisis de salud mental provocada por COVID-19 está aumentando rápidamente. Un ejemplo: en comparación con una encuesta de 2018, los adultos estadounidenses tienen ahora ocho veces más probabilidades de cumplir con los criterios de angustia mental grave.

Un tercio de los estadounidenses informan síntomas clínicamente significativos de ansiedad o depresión, según una publicación de datos de la Oficina del Censo a fines de mayo.

Si bien todos los grupos de población se ven afectados, esta crisis es especialmente difícil para los estudiantes, particularmente aquellos que abandonaron los campus universitarios y ahora enfrentan incertidumbre económica; adultos con niños en casa, que luchan por hacer 'malabares' con el trabajo y la educación en el hogar; y trabajadores de atención médica de primera línea, arriesgando sus vidas para salvar a otros.

Sabemos que el virus tiene un impacto mortal en el cuerpo humano. Pero su impacto en nuestra salud mental también puede ser mortal.

Algunas proyecciones recientes sugieren que las muertes derivadas de problemas de salud mental podrían rivalizar con las muertes directamente debido al virus en sí.

El último estudio de Well Being Trust, una fundación sin fines de lucro, estima que COVID-19 puede provocar entre 27 mil 644 y 154 mil 37 muertes adicionales de desesperación en Estados Unidos, ya que el desempleo masivo, el aislamiento social, la depresión y la ansiedad aumentan los suicidios y las sobredosis de drogas.

Pero hay maneras de ayudar a aplanar la creciente curva de salud mental. Nuestra experiencia como psicólogos que investigan la epidemia de depresión y la naturaleza de las emociones positivas nos dice que podemos.

Con un esfuerzo concertado, la psicología clínica puede enfrentar este desafío.

Reimaginando la atención de salud mental

Nuestro campo ha acumulado largas listas de enfoques basados ​​en evidencia para tratar y prevenir la ansiedad, la depresión y el suicidio. Pero estas herramientas existentes son inadecuadas para la tarea en cuestión.

Nuestros brillantes ejemplos de psicoterapias exitosas en persona, como la terapia cognitivo-conductual para la depresión o la terapia dialéctica conductual para pacientes suicidas, ya estaban subestimando a la población antes de la pandemia.

Ahora, estas terapias no están disponibles en gran medida para los pacientes en persona, debido a los mandatos de distanciamiento físico y las continuas ansiedades sobre la exposición al virus en lugares públicos. Otra complicación: el distanciamiento físico interfiere con las redes de apoyo de amigos y familiares.

Estas redes normalmente permiten a las personas hacer frente a los principales choques. Ahora están, si no están completamente separados, seguramente disminuidos.

¿Qué ayudará a los pacientes ahora? Los científicos clínicos y los profesionales de la salud mental deben reimaginar nuestra atención. Esto incluye acciones en cuatro frentes interconectados.

Primero, el modelo tradicional de cómo y dónde una persona recibe atención de salud mental debe cambiar.

Los médicos y los encargados de formular políticas deben brindar atención basada en evidencia a la que los clientes puedan acceder de forma remota.

Los enfoques tradicionales "en persona", como las sesiones individuales o grupales 'cara a cara' con un profesional de la salud mental, nunca podrán satisfacer la necesidad actual.

Las sesiones de terapia de telesalud pueden llenar una pequeña parte del vacío restante. Las formas de prestación no tradicional de atención de salud mental deben llenar el resto. Estas alternativas no requieren reinvención de la rueda; de hecho, estos recursos ya son fácilmente accesibles.

Entre las opciones disponibles: cursos en línea sobre la ciencia de la felicidad, herramientas de código abierto basadas en la web y podcasts.

También hay intervenciones a su propio ritmo: la terapia cognitiva basada en la atención plena es una, que son accesibles de forma gratuita o a precios reducidos.

Democratizando la salud mental

En segundo lugar, la atención de salud mental debe democratizarse. Eso significa abandonar la noción de que el único camino para el tratamiento es a través de un terapeuta o psiquiatra que dispense sabiduría o medicamentos. En cambio, necesitamos otros tipos de asociaciones colaborativas y comunitarias.

Por ejemplo, dados los beneficios conocidos del apoyo social como un amortiguador contra la angustia mental, deberíamos mejorar las intervenciones entregadas o apoyadas por pares, como los grupos de apoyo de salud mental dirigidos por pares, donde la información se comunica entre personas de un estado social similar o con problemas comunes de salud mental.

Los programas de pares tienen una gran flexibilidad, después de la orientación y la capacitación, los líderes pueden ayudar a clientes individuales o grupos, en persona, en línea o por teléfono.

Los datos iniciales muestran que estos enfoques pueden tratar con éxito enfermedades mentales graves y depresión, pero todavía no se usan ampliamente.

Adoptando un enfoque proactivo

En tercer lugar, los científicos clínicos deben promover la salud mental a nivel de la población, con iniciativas que traten de beneficiar a todos en lugar de centrarse exclusivamente en aquellos que buscan tratamiento. Algunas de estas estrategias de promoción ya cuentan con un respaldo científico claro.

De hecho, las intervenciones de población mejor apoyadas, como el ejercicio, la higiene del sueño y pasar tiempo al aire libre, se prestan perfectamente a las necesidades del momento: alivio del estrés, bloqueo de enfermedades mentales y sin costo.

Finalmente, debemos rastrear la salud mental en el nivel de la población, tan intensamente como COVID-19 es rastreado y modelado. Debemos recopilar muchos más datos de resultados de salud mental de los que tenemos ahora.

Estos datos deben incluir evaluaciones de profesionales de la salud mental, así como informes de ciudadanos comunes que comparten sus experiencias diarias en tiempo real a través de plataformas de encuestas remotas.

Monitorear la salud mental a nivel de la población requiere un esfuerzo de equipo.

Los datos deben ser recolectados, luego analizados; los hallazgos deben compartirse entre disciplinas: psiquiatría, psicología, epidemiología, sociología y salud pública, por nombrar algunos. El financiamiento sostenido de instituciones clave es esencial. Para aquellos que dicen que este es un pedido demasiado alto, les preguntamos: "¿Cuál es la alternativa?". Antes de aplanar la curva de salud mental, la curva debe ser visible.

La pandemia de COVID-19 ha revelado las deficiencias del antiguo orden de salud mental. Una vacuna no resolverá estos problemas. Se necesitan cambios en los paradigmas de salud mental ahora. De hecho, la revolución está atrasada.

 

 

Temas relacionados: