07
Mar, Dic

Por: Cortesía

Internacional

FDA autoriza combinar estas vacunas como refuerzo contra la Covid-19

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó el miércoles el uso de una vacuna contra la COVID-19 diferente a la recibida en primera instancia como dosis de refuerzo, informó la agencia en un comunicado.

También aprobó las vacunas de refuerzo de Johnson & Johnson para todas las personas mayores de 18 años, y las de Moderna para determinadas poblaciones de riesgo, entre ellas los adultos mayores.

“La FDA ha determinado que los beneficios conocidos y potenciales del uso de una sola dosis de refuerzo distinta pesan más que los riesgos conocidos y potenciales de su uso en poblaciones elegibles”, explicó en el comunicado.

Las vacunas Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson están autorizadas en Estados Unidos. Ahora se puede usar una sola dosis de cualquiera de ellas como refuerzo de la vacunación primaria, aunque sea de un laboratorio diferente al de la vacunación recibida inicialmente.

“Los datos disponibles sugieren una disminución de la inmunidad en algunas poblaciones que están completamente vacunadas. La disponibilidad de estos refuerzos autorizados es importante para la protección continua contra la enfermedad COVID-19 ”, agregó la FDA.

De acuerdo con la nueva decisión, las personas que recibieron dos inyecciones de Moderna inicialmente y tienen 65 años o más, los mayores de 18 con alto riesgo, o mayores de 18 con alta exposición por su trabajo, ahora pueden recibir un refuerzo.

“La dosis de refuerzo única de Moderna COVID-19 es la mitad de la dosis que se administra para una primera dosis y se administra al menos seis meses después de completar una serie primaria de la vacuna”, detalla la agencia.

Todos los adultos que recibieron la vacuna J&J, de una sola inyección, hace más de dos meses también son elegibles para un refuerzo.

La autorización para el uso de emergencia de una dosis única de refuerzo de la vacuna Janssen COVID-19 se basa en la evaluación de la FDA de los datos de respuesta inmune en 39 participantes de un ensayo clínico que incluyó a 24 participantes que tenían entre 18 y 55 años de edad y 15 participantes que eran 65 años o más.

“Los participantes del estudio recibieron una dosis de refuerzo aproximadamente 2 meses después de su primera dosis y los resultados demostraron una respuesta de refuerzo”, explica la agencia.

Anteriormente, solo las personas inmunodeprimidas o las personas que pertenecían a grupos de edad avanzada o de alto riesgo, y que habían recibido la vacuna Pfizer, eran inicialmente elegibles para un refuerzo.

Los datos que respaldan las decisiones provienen de investigaciones emergentes revisadas por la FDA.

La declaración también advirtió sobre los efectos secundarios inusuales asociados con las vacunas.

Las vacunas de ARN mensajero, Pfizer y Moderna, se han asociado con un mayor riesgo de afecciones cardíacas inflamatorias, miocarditis y pericarditis, especialmente en hombres jóvenes.

La vacuna J&J se ha relacionado con un tipo de coágulo sanguíneo grave y poco común en combinación con niveles bajos de plaquetas una o dos semanas después de la administración. El riesgo es mayor entre las mujeres de 18 a 49 años.