Inician ensayo de medicamento con anticuerpos para COVID-19 en hogares de ancianos en EU

Foto: Cortesía

Internacional

La farmacéutica estadounidense Eli Lilly & Co. comenzará a probar su medicamento de anticuerpos contra el COVID-19 en hogares de ancianos, un tratamiento con potencial para proteger a grupos vulnerables que las vacunas podrían no cubrir.

El ensayo, denominado BLAZE-2, comenzará este lunes en varios hogares de ancianos en Estados Unidos y marca la fase 3 de prueba para el anticuerpo monoclonal que Lilly desarrolló conjuntamente con la start-up canadiense AbCellera Biologics. El estudio inscribirá a hasta 2 mil 400 voluntarios de hogares de ancianos a quienes se les haya diagnostico COVID-19 o que corran riesgo de exposición.

Se les administrará una dosis del anticuerpo -extraído de uno de los primeros pacientes en recuperarse de la enfermedad en EU- para ver cómo puede reducir las tasas de contagio o cómo resulta el tratamiento en quienes ya están contagiados, dentro de plazos de cuatro y ocho semanas, respectivamente, informó la compañía en un comunicado de prensa.

Los tratamientos con anticuerpos se consideran un complemento para las vacunas, que podrían no provocar la respuesta inmune necesaria cuando se administren a personas mayores o con sistemas inmunes comprometidos. Dado que estos son los grupos con mayor riesgo de que su condición se agrave o se mueran si contraen el nuevo coronavirus, un tratamiento exitoso con anticuerpos podría tener un notorio efecto en la reducción del número de muertes por la pandemia, que ya contabiliza más de 18 millones de contagios y que ha cobrado la vida de casi 700 mil personas en todo el mundo.

Los hogares de ancianos e instituciones de cuidados a largo plazo, en particular, han sido los más perjudicados por la propagación del COVID-19, ya que las personas mayores con sistemas inmunes menos fuertes y afecciones preexistentes como hipertensión y diabetes a menudo sucumben rápidamente al coronavirus. Los tratamientos con anticuerpos son más caros y difíciles de fabricar en grandes cantidades que las vacunas tradicionales.

“La rápida propagación del SARS-CoV-2 entre los residentes de centros de atención a largo plazo junto con la mayor tasa de mortalidad entre los ancianos crean la necesidad urgente de terapias para prevenir el COVID-19 en esta población vulnerable”, se lee en el comunicado de la compañía, que indicó que más de 40 por ciento de las muertes por COVID-19 en EU se han vinculado con hogares de cuidado a largo plazo.

Además de Lilly, laboratorios farmacéuticos en todo el mundo, como AstraZeneca y GlaxoSmithKline, están desarrollando tratamientos similares. Un cóctel de anticuerpos elaborado por Regeneron Pharmacuticals ya se adjudicó un contrato por 450 millones de dólares del Gobierno de EU para aumentar la producción, aunque todavía está en medio de pruebas.

Eli Lilly espera elaborar más de 100 mil dosis para fin de año si se demuestra que el tratamiento funciona. La compañía con sede en Indianápolis, Indiana, también está trabajando con la firma china de biotecnología Shanghai Junshi Biosciences para desarrollar otro tratamiento experimental de anticuerpos.

 

Temas relacionados: