25
Mié, May

Por: Cortesía

Internacional

Recibió Joe Biden a cumbre ASEAN con proyectos concretos para afrontar a China

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, recibió el jueves a los líderes de los países del sudeste asiático, y mostró el compromiso de su país con la región ante las crecientes aspiraciones de China con proyectos concretos y una iniciativa comercial revisada.

La cumbre del jueves y viernes con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) permitirá a Biden insistir en su política asiática, tras ocupar su atención principalmente en la invasión rusa de Ucrania.

Su principal asesor para Asia, Kurt Campbell, explicó que Estados Unidos busca discutir con Indonesia, Tailandia, Singapur, Malasia, Filipinas, Vietnam, Camboya, Laos y Brunei áreas de cooperación como la lucha contra la pandemia de covid-19.

La Casa Blanca anunció el jueves nuevas iniciativas para esa región por un total de 150 millones de dólares, de los cuales 60 millones se invertirán en seguridad marítima contra la pesca ilegal, explicó un funcionario estadounidense.

Washington también invertirá 40 millones en energía limpia, pero espera trabajar con el sector privado para llegar a los 2.000 millones en esta área crucial.

Por sí solas, estas iniciativas no permitirán competir con China, pero Estados Unidos confía en el sector privado y en una propuesta comercial más amplia, el Marco Económico del Indo-Pacífico (IPEF), anunciado a fines de 2021 por el secretario de Estado Antony Blinken y que Biden lanzará formalmente la próxima semana durante un viaje muy esperado a Tokio y Seúl.

Campbell dijo que esperaba un "interés significativo" de algunos países de la ASEAN para este IPEF.

Los expertos dicen que el IPEF busca involucrar formalmente a Estados Unidos para trabajar con socios en prioridades económicas como mejorar las cadenas de suministro, combatir la corrupción o promover la energía limpia.

Sin embargo, a diferencia de los acuerdos comerciales tradicionales, esta iniciativa no garantizará el acceso al mercado de Estados Unidos, la economía más grande del mundo.

Campbell aseguró que Biden no tenía la intención de embarcar a Asia "en una nueva Guerra Fría", y que cualquier acuerdo comercial debería satisfacer las "necesidades" de las poblaciones de la región.