'Reducción de violencia': Trump firmará acuerdo con talibanes para poner fin al conflicto en Afganistán

Foto: Cortesía

Internacional

Estados Unidos firmará un acuerdo de paz, Reducción de violencia, con los talibanes el 29 de febrero con la intención de poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos, después de que los negociadores acordaron términos que allanarán el camino para la retirada de las tropas y nuevas conversaciones con el gobierno de Afganistán.

La firma, que tendrá lugar en Doha, Qatar, después de meses de negociaciones, dependerá de una reducción de la violencia de siete días que comienza a la medianoche del viernes.

Se trata de una demanda clave del presidente Donald Trump, quien se retiró de un acuerdo con el Talibán en septiembre después de que un soldado estadounidense fue asesinado en un atentado suicida.

"Los desafíos persisten, pero el progreso realizado en Doha brinda esperanza y representa una oportunidad real", dijo el secretario de Estado Michael Pompeo en un comunicado. " Estados Unidos llama a todos los afganos a aprovechar este momento".

El acuerdo es una apuesta de Trump de que los talibanes, que una vez proporcionaron un refugio seguro para el líder de al-Qaeda, Osama bin Laden, lo ayuden a cumplir una promesa en su campaña de 2016 para sacar a Estados Unidos de lo que llamó "guerras interminables".

También es una apuesta que el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, quien acaba de ser declarado ganador de una elección disputada, conservará suficiente autoridad para reunir representantes para el diálogo intra afgano que los funcionarios estadounidenses dicen que debe comenzar dentro de los 10 días posteriores a la firma del 29 de febrero.

El rival de Ghani, el presidente ejecutivo Abdullah Abdullah, acusó a Ghani de manipular el voto y se declaró vencedor. Su disputa sigue sin resolverse y suscitará preguntas sobre si el gobierno de Ghani tendrá la influencia para hacer que un acuerdo final se mantenga.

Los talibanes habían gobernado Afganistán hasta que una coalición liderada por Estados Unidos derrocó al grupo después de que Estados Unidos invadiera el país en 2001. Una delegación estadounidense liderada por el enviado Zalmay Khalilzad ha estado negociando con los talibanes desde finales de 2018, y es Khalilzad quien firmará el acuerdo con Los talibanes en Doha.

El grupo también rechazó el resultado de la votación en Afganistán, diciendo que no tenía legitimidad porque se realizó bajo el "paraguas de la ocupación".

En septiembre, Trump suspendió abruptamente las conversaciones, que había imaginado que concluirían con una ceremonia de firma en Camp David en Maryland, en respuesta a un atentado suicida en Kabul que mató a un soldado estadounidense.

Un funcionario de defensa de Estados Unidos advirtió a principios de este mes que, incluso con los líderes talibanes prometiendo una reducción de la violencia de siete días, una promesa que no llega a un alto el fuego, es probable que los ataques continúen debido a los numerosos grupos dispersos en Afganistán.

El funcionario, que informó a los periodistas bajo condición de anonimato, también dijo que los talibanes comparten la antipatía estadounidense hacia el Estado Islámico, y ven al grupo terrorista como una amenaza peligrosa.

Una pregunta central será el destino de las tropas estadounidenses que se encuentran ahora en Afganistán. Estados Unidos tiene actualmente alrededor de 13 mil de las casi 23 mil tropas extranjeras en Afganistán, por debajo de un pico de 100 mil en 2011.

Un alto funcionario del Departamento de Estado dijo la semana pasada que Estados Unidos podría retirar tropas por fases, pero solo si los talibanes cumplen ciertas condiciones. No está claro cuántas tropas podrían quedar, pero Estados Unidos seguramente dejará allí a algunos soldados de las fuerzas especiales y mantendrá la capacidad de lanzar ataques contra objetivos que cree que amenazan la paz.

A pesar de que Estados Unidos gastó aproximadamente 900 mil millones de dólares en el conflicto afgano, los talibanes están en su punto más fuerte desde que fueron expulsados ​​del poder. El grupo controla o disputa aproximadamente la mitad del país y regularmente realiza ataques en Kabul.

 

Temas relacionados: