25
Mié, May

Por: Cortesía

Artículo

Salsa Tabasco: El producto que no es mexicano a pesar de lo que todos creen

Nuestro país cuenta con una enorme lista de chiles y por ende con múltiples salsas que acompañan a nuestros platillos y que le dan un sabor diferente a nuestra comida; sin embargo, hay una que es bastante popular y que desafortunadamente no es de origen mexicano.

Se trata de la salsa Tabasco que aunque nos recuerda al estado de la región sureste del país, la realidad es que lo único mexicano que tiene es su nombre, pues fue creada nada más y nada menos que en Estados Unidos.

Así como lo lees, esta salsa que le da un toque a nuestras botanas, comida, postres, y hasta bebidas fue creada por Edmund McIlhenny en 1868.

La salsa Tabasco de McIlhenny Company se elabora con pulpa de chile macerada durante tres años en barrica de roble blanco y luego mezclada con vinagre de alta calidad y una pequeña cantidad de sal de la Isla de Avery. Este proceso único de envejecimiento le da una concentración y un grado de sazón inconfundible.

Asimismo, incluye chile tabasco rojo, vinagre, agua y sal. Es importante mencionar la salsa se sigue haciendo de la misma desde hace casi un siglo y medio.

¿Cómo fue creada la salsa Tabasco?

En 1841, Edmund McIlhenny, de ascendencia escocesa-irlandesa, se instaló en Nueva Orleáns, ciudad en la que conoció a la que pasaría a ser su esposa Mary Eliza Avery, cuya familia era propietaria de minas de sal en la Isla de Avery.

En esa ciudad el empresario conoció a un viajero recién llegado de México llamado Gleason, quien le dio un manojo de chiles rojos traídos desde Tabasco para que condimentara su comida.

Sin embargo, McIlhenny fue más allá pues decidió plantar parte de los chiles en el jardín de los Avery, pero al estallar la Guerra de Secesión, la familia tuvo que abandonar la isla y a su regreso encontraron las tierras cubiertas de plantas de chile en flor.

Fue así como en 1868, Edmund comenzó a experimentar en la elaboración de una salsa picante con esos chiles, hasta crear la receta perfecta que daría vida a la salsa Tabasco que conocemos hoy en día.

Pese a que en un principio no creó la salsa con un propósito comercial, personas cercanas a la familia los animaron a venderla, posteriormente unos agentes comerciales comenzaron a distribuir las pequeñas botellas, llegando en 1870 a Europa y en la actualidad se puede encontrar en más de 185 países.

¿Por qué el nombre de Tabasco?

Aunque suene un poco obvio, en un inicio Edmund McIlhenny pensó en llamar a su salsa Petite Anse, nombre por el que era conocida la Isla de Avery, pero debido a que sus familiares se opusieron al uso comercial del nombre del lugar, se optó por llamarla Tabasco.

El nombre no sólo se tomó por el lugar de origen de los chiles, sino porque en lengua náhuatl significa “tierra caliente y húmeda”, lo que describe perfectamente al clima de la Isla de Avery.

 

Temas relacionados: