21
Vie, Ene

Por: Cortesía

Columnistas

Un buen político

Queridos lectores espero se encuentren de maravilla este último día de mes, quiero platicarles, hacer de la decadencia de los políticos los malos, los buenos políticos pero sobre todo lo que significa realmente ser un buen político, muchas personas me dicen que les resulta difícil entender la política, cuando la realidad es que no es difícil, nosotros mismos la hacemos difícil, desde que nacemos, nacemos haciendo política, desde la trinchera en la que estemos hacemos política, todo es política, pero lo complejo es ser un buen político…

hablando ya en términos generales de la política, es la toma de decisiones en grupo, para la estabilidad de un estado o más sencillo de nuestra sociedad, por lo general se representan por medio de partidos políticos para así defender posturas e ideologías a favor del pueblo o los ciudadanos.

Por lo que un político es el encargado de defender una ideología, derechos, obligaciones, de ver porque su sociedad sea beneficiada dentro de la administración pública y dentro de esta velará por legislar, administrar recursos públicos, crear políticas públicas, crear programas sociales, en favor del pueblo.

 Lamentablemente el ser un político verdadero se ha desvirtuado a ser una persona que ve por sus intereses propios, el llenarse los bolsillos de erario público, del esfuerzo del mexicano, de los intereses partidistas, entre muchos más que hoy ha llevado a tener malos políticos dentro de nuestros gobiernos a la fecha, ha impulsado a querer ser un político por estar malas prácticas por pensar en enriquecerse y adquirir poder en beneficio propio y no en beneficio de nuestro país,

Ser un buen político es un honor, es llevar valores y principios, es prepararse, actualizarse del contexto en el que vive el pueblo, es sensibilizarse para dar una solución a una problemática, es recorrer tu tierra para conocer cada costumbre y preservarla, es ganarse la confianza de los ciudadanos y no traicionarlos con malas prácticas dentro de la administración pública, es luchar por que las leyes sean más firmes y justas para su Estado, es ser nacionalista, es amar a su pueblo, es luchar y defender a su país, es velar por la justicia, es trabajar en pro de un mejor presente y futuro de los niños, niñas y los jóvenes de este país, es tener palabra, es sostener y cumplir sus promesas ante el pueblo.

Hace unos días tuvimos una conferencia con la maestra Guadalupe Rodríguez quien ha estado en la lucha porque este país sea mejor, la lucha real, la lucha de un buen político e hizo hincapié en recuperar la causa social, recuperar el enfoque social, lo que ya se ha perdido con los años, el ser o estar dentro de la política no es fácil aún más cuando se han perdido valores dentro de nuestra sociedad, son ahora unos solos cuantos los que perduran dentro de la política porque son pocos los que saben hacer una buena política y saben que es un arte, son pocos los no se dejan perturbar por falsos espejismos y son pocos los que verdaderamente luchan sin tener beneficios propios.

Si eres Político quiero hacerte un llamado a que recuperemos esa esencia del verdadero arte de hacer política, de no traicionar a su país de amar a su pueblo y no faltar a nuestra palabra. 

Como lo dice la propuesta de Sapere aude…

Atreverse a pensar

Atreverse a luchar

Atreverse a desafiar dificultades

 

Temas relacionados:

Por: Cortesía

Columnistas