Ingresos previstos por el Gobierno ‘se quedan cortos' en el primer cuatrimestre del año

Foto: Cortesía

Nacional

Entre enero y abril de 2020, los ingresos presupuestarios del sector público se ubicaron en un billón 869.3 mil millones de pesos, monto inferior en 19.7 mil millones de pesos a los previstos en el programa, derivado de una caída en la recaudación del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y en los precios del petróleo, señaló este viernes la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

La dependencia apuntó que “debido a los primeros efectos de la disminución en los precios de los hidrocarburos y combustibles y en las ventas de estos últimos, derivadas de la menor movilidad por las medidas de confinamiento”, los ingresos presupuestarios fueron inferiores al programa en 19.7 mil millones de pesos.

En su Informe de Finanzas Públicas y Deuda Pública al mes de abril, la dependencia indicó que, además, en ese mes se reflejan los primeros efectos de las acciones de distanciamiento social sobre la recaudación, siendo el ISR el impuesto que tuvo la mayor merma.

La recaudación del ISR cayó 26.2 por ciento en términos reales durante abril de 2020, se trata de la peor disminución para igual mes desde la crisis de 2009, de acuerdo con los registros de Hacienda. Asimismo, la recaudación de ISR se quedó 15.1 mil millones por debajo de lo programado para el primer cuatrimestre del año. El ISR tuvo un ligero aumento de 1.1 por ciento real entre enero y abril de este año comparado con igual lapso de 2019.

En tanto, los ingresos petroleros se desplomaron 73.8 por ciento real en abril de 2020. Mientras que para el periodo enero-abril, los ingresos provenientes del crudo cayeron 41.9 por ciento real respecto de igual periodo del año pasado.

En su informe mensual, Hacienda detalló la evolución de los principales rubros de ingresos respecto a 2019, misma que refleja los primeros efectos de la propagación del COVID-19.

Los ingresos tributarios no petroleros ascendieron a 1 billón 277.8 mil millones de pesos, monto mayor en 5.6 por ciento real respecto al de 2019.

La evolución de los ingresos tributarios en enero-abril se explica por el crecimiento en la recaudación del IVA, IEPS e ISR, con tasas anuales de crecimiento en términos reales de 16.2, 3.6 y 1.1 por ciento, respectivamente.

“Lo anterior como resultado en buena medida de las acciones para mejorar la administración de los tributos, y combatir la evasión y elusión fiscal”, subrayó la dependencia.

Los ingresos propios del IMSS y del ISSSTE se ubicaron en 143.1 mil millones de pesos, monto superior en 3.4 por ciento real respecto a lo observado en 2019, en tanto, los ingresos propios de la CFE ascendieron a 133.1 mil millones de pesos y fueron mayores en términos reales a los del año pasado en 1.9 por ciento.

 

Temas relacionados: