21
Vie, Ene

Por: Cortesía

Nacional

La tortilla ha alcanzado su precio máximo en los últimos cinco años

El kilo de tortillas ha alcanzado su precio más alto en los últimos cinco años, varias son las razones que han influido en el incremento del costo: el aumento del gas LP, el incremento del precio en el maíz, la sequía en los campos, entre otros factores que sin duda permean el bolsillo de las familias mexicanas.  

El precio más alto de la tortilla en los últimos 5 años 

Era el 1 de enero de 2017 y el kilo de tortillas en la Ciudad de México era de tan solo 11.50 pesos. En julio del mismo año el kilo se vendía en un aproximado de 12.85 pesos cifra que se mantuvo hasta finales de año, y durante todo el 2018. A principios de 2019 solo se aumentó un centavo en el precio y para mediados de ese año cuatro centavos más. 
 
Con los rumores de un nuevo virus a finales de 2019, la tortilla cerró en 13.52 pesos, costo que se mantuvo los primeros tres meses del 2020. En julio del mismo año el costo de la tortilla subió 20 centavos y en diciembre cuatro más.  Comienza el 2021 y pareciera que los precios se mantendrían, pero las secuelas económicas que ha dejado la pandemia se hacen latentes.

En enero de 2021 el kilo de tortillas estaba en 13.55 pesos para abril del mismo año se aumentó un peso al igual que en mayo. En julio el kilo de tortillas se vendía en 16.50, en septiembre ya estaba en 18 pesos, mismo que se ha mantenido hasta finales de noviembre. Datos que corresponden a la Ciudad de México. Hay estados del norte del país y el centro en donde el kilo se vende a más de 20 pesos. 
 
De acuerdo con datos del INEGI, en la primera mitad del 2021, la tortilla aumentó sus precios un 14 por ciento, la cifra más elevada que se ha registrado en un poco más de cinco años. Las causas principales se atribuyen a la pandemia y el incremento de costos en las materias primas.   

¿Por qué las tortillas son más caras?

Una de las principales causas en el incremento del precio de las tortillas es que el costo del maíz también subió, por lo tanto, la harina con la que se hacen las tortillas tiene un valor más elevado. Las dos grandes productoras de esta harina: Maseca y Minsa encarecieron el precio en un aproximado de 1550 y hasta 1650 pesos la tonelada.
 
En ese sentido subió más de 3 mil pesos el costo de la tonelada, que es un aumento del 27 por ciento en comparación con los costos que se tenía antes de la pandemia. Razón que obligó a los productores a subir los costos de este infaltable en las comidas de las familias mexicanas.  

“La tortilla es un producto que está liberado desde 1998, es decir, no está sujeto al control de precios y responde a las fuerzas del mercado. Últimamente con todo lo que paso con la pandemia el precio de la tortilla se vio muy afectado porque todos nuestros insumos subieron: el gas lp, el maíz, la harina, el papel, hasta el acero con la que se hacen las máquinas para las tortillas”  -Afirma Rubén Montalvo Morales director de la Cámara de la Industria de Producción de Masa y Tortilla.

Otro de los factores que causan el incremento de la tortilla de acuerdo con el presidente de la Cámara de la Industria de Producción de Masa y Tortilla es el costo del gas LP que oscila entre los 22 y hasta los 25 pesos por kilogramo. Sin este elemento en las tortillerías no se pueden cocer la base de los tacos.
 
Sumado a las sequías del campo, la falta de apoyo a los agricultores, las secuelas de la pandemia y sus variantes, entre otros factores, se cree que en 2022 la tortilla podría llegar a costar hasta más de 20 pesos por kilogramo. Una noticia que pone a pensar a más de un mexicano, pues a pesar de no encontrarse en los productos de la canasta básica, la tortilla siempre está presente en la mesa de las familias.