07
Mar, Dic

Por: Cortesía

Nacional

Libertad de prensa y libertad de expresión sufre retroceso en México

La libertad de prensa vive un momento difícil en México, que cayó cinco lugares en el Índice Chapultepec, que mide los niveles de libertad de prensa y expresión en las Américas.

En su edición 2021, el Índice, barómetro de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) difundido en el marco de su Asamblea General, México se ubica en el lugar 16, de 22 países, con 49.21 puntos de un total de 100.

En el índice del año anterior, la nación se encontraba en el décimo primer sitio, con 55 puntos.

El índice evalúa cuatro aspectos: ciudadanía informada y libre expresión; ejercicio del periodismo; violencia e impunidad y control de medios.

En el primer apartado, México tiene 11.57 puntos, de un máximo de 23; en el segundo, 6.86, de 10; en el tercero, 11.35, de 42; en el cuarto tiene 19.43, de 25.

La peor evaluación la tiene en el tema de la violencia e impunidad. Desde el año pasado se advertía que el país vivía retrocesos en materia de libertad de expresión.

El país se mantiene en la franja de aquellos con “restricción parcial” a la libertad de expresión, aunque por debajo del promedio. Otras naciones en la misma franja son: Colombia, Ecuador, Argentina, Bolivia, Guatemala y El Salvador.

Venezuela, Cuba y Nicaragua son las naciones con peores resultados, y se mantienen en la franja de aquellos “sin libertad de expresión”. El Estado que más descendió en la escala, respecto a la evaluación del año anterior, es Argentina.

Entre el país mejor valorado y el peor valorado, Uruguay y Venezuela, existe una brecha de 78.39 puntos.

El indicador de la SIP se basa en las acciones institucionales de los poderes del Estado en materia de libertad de expresión.

Este año se tomaron en cuenta más de 200 informes de expertos de esos países, durante el periodo comprendido entre el 30 de julio de 2020 y el 1 de agosto de 2021. El trabajo metodológico y estadístico está a cargo de la Universidad Católica Andrés Bello, de Caracas, Venezuela.

Los resultados de esta segunda edición del Índice de Chapultepec muestran un estado general en la región de 55.61 puntos, de un máximo teórico de 100, lo cual representa una leve mejora en el hemisferio, en relación con el Índice del año pasado, que promedió 51.42 puntos.

Centran la atención

En la 77 Asamblea General de la SIP, la impunidad en los crímenes contra periodistas, la necesidad de incorporar a más mujeres a la dirección de los medios y las herramientas para espiar a comunicadores acapararon ayer la atención.

El periodismo es “una de las profesiones más peligrosas del mundo” y la que genera más impunidad, resaltó el magistrado de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) Ricardo Pérez Manrique.

El uruguayo Pérez Manrique intervino en un panel por el Día Mundial Contra la Impunidad, que se celebrará el próximo 2 de noviembre, junto a Estephanía Muñoz, de la Fiscalía Especial de la Unidad de Protección a Periodistas de México.

Ese país fue el escenario de seis de los asesinatos de periodistas registrados en el continente americano en el último semestre, uno de los motivos por los que el presidente de la SIP, Jorge Canahuati, dijo el martes, día de la inauguración de esta reunión virtual, que ese periodo había sido desastroso para la libertad de prensa.

En otro panel, titulado Mujeres al mando, se reunieron directivas de las agencias internacionales EFE y AP y de los periódicos USA Today, de EU, y Diario Libre, de República Dominicana. Defendieron que la mujer es fundamental para aportar diversidad e inclusión y “hacer la diferencia” en los medios y en la información.

También destacaron que la inclusión de la mujer en puestos de dirección en los medios se nota en el “producto final”, porque su perspectiva se refleja en los temas elegidos o en las personas a las que se consulta para analizar los hechos u opiniones y ayuda a crear “masa crítica” en torno a asuntos como la violencia de género.

Gabriela Cañas, presidenta de la agencia EFE, mencionó un estudio de Reuters Institute en el que se indica que sólo 22% de los puestos directivos en empresas periodísticas en el mundo están ocupados por mujeres.